Tulipanes para merendar

"Unte el pan con Tulipán"



Dicen que hace miles de años existió una chica llamada Tulipán. Un día, el dios del otoño la vio y se enamoró de ella, así que decidió conquistarla, pero el sentimiento nunca fue correspondido.

Luego de un tiempo, el dios la encontró recogiendo flores en el campo, y se acercó a ella. Ante esto, la chica le rogó a Artemisa, la diosa de la virginidad que la convirtiera en un tulipán para que su pretendiente jamás pudiera volver a insistir. De esta historia nace la idea de que los tulipanes no solo significan amor, sino también seducción.

Ahora cuando pienses en tulipanes, ya no solo recordarás Holanda.


La vida pasa tan deprisa que cuando a uno le llega un buen recuerdo es como un flash que por un instante nos ancla a un pasado feliz. En un mundo tan incierto volver a encontrar las cosas de siempre nos da cierta seguridad. Pero hay veces que una palabra nos suscita diferentes sensaciones, buenas unas, malas otras.

Eso me ocurre a mí con el tulipán, es una flor preciosa y también el recuerdo de una merienda horrorosa, me he pasado un pelín, digamos que no era para mí la mejor recompensa tras un duro día de colegio, como tiene que ser una merienda que se precie.

De ninguna manera quiero poner en duda los beneficios alimenticios de esta margarina vegetal, pero es que a mí, por desgracia !me encanta la mantequilla pura de vaca! !me encanta! cakes, pastas de té, croissants, tostadas con pan y mantequilla, huevos revueltos y me avergüenzo al decirlo, incluso sola, del cuchillo directamente a la boca.



Cuando en los lineales de los supermercados encuentro galletas Campurrianas es un guiño a mi infancia, si bien es verdad que ya no me permito esos excesos de 10 galletas empapadas en leche, aunque mi yerno continúa con esa sana costumbre del niño que lleva dentro.

Pero ayer en el super, me topé de bruces con el TULIPÁN y mi pensamiento fue - !todavía existe!, mejor dicho, nunca se fue. No soy de margarinas, lo mío es la mantequilla. Pero, renovarse o morir, ahora se fabrican Tulipanes para todos los gustos, Original con calcio y vitaminas, con sabor a mantequilla y recientemente sin conservantes ni aceite de palma, o sea vegano.


"El origen de Tulipán se remonta a 1945. Un grupo de hombres de negocios de Bilbao crea Agra, una empresa dedicada a la producción y venta de margarinas. Adquieren una antigua fábrica en Leioa (Vizcaya), y con el fin de tener un mayor conocimiento del producto, contratan a un experto holandés afincado en España que tenía experiencia en la fabricación de margarinas.

El nombre de Tulipán surge por idea de uno de los socios, que piensa que la flor vincula la imagen de la margarina a los aceites vegetales y a Holanda, donde había surgido el producto décadas atrás."

Pero como yo tengo que seguir hablando de flores, aquí os dejo este enlace, para que sepáis algo más de este alimento de origen vegetal. Alfonso Simón Ruiz escribió un artículo en 5 Días a cerca de esta margarina que me resultó bastante interesante.


https://cincodias.elpais.com/cincodias/2013/08/29/sentidos/1377796429_233607.html#:~:text=El%20origen%20de%20Tulip%C3%A1n%20se,producci%C3%B3n%20y%20venta%20de%20margarinas.&text=La%20compa%C3%B1%C3%ADa%20compra%20una%20m%C3%A1quina,en%20la%20f%C3%A1brica%2012%20personas.


Todo esto es lo primero que se me ha venido a la cabeza pensando en la flor del tulipán, pero a continuación entro en materia y hablamos de esta preciosa flor.


--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


El tulipán es una flor bulbosa perteneciente al género "Tulipa" y a la familia "Liliaceae". Su reconocimiento como tal data del siglo XVI y actualmente es una de las flores más populares del mundo, con ventas solo pueden ser superadas por la de las rosas.


https://www.dw.com/es/la-sorprendente-historia-de-los-tulipanes/a-40210969


Merece la pena este enlace pero por si vuestro tiempo de lectura es muy limitado os diré que el tulipán rescató a muchos hombres de la pobreza. "En el otoño de 1941, durante la Segunda Guerra Mundial, los aliados perdieron la batalla de Arnheim en contra de los alemanes. Como resultado, una parte importante del oeste de los Países Bajos quedó aislada del suministro de carbón y alimentos debido a que los alemanes bloquearon todo. Se originó entonces una hambruna que causó casi 20.000 muertes. Los cultivadores no habían sembrado tulipanes durante la guerra. Los bulbos fueron almacenados en grandes cantidades en patios y se secaron. Las autoridades decidieron distribuir los bulbos como alimento y trajeron cultivadores para que los vendieran. Eran nutritivos y se cocían rápido, aunque no tenían buen sabor. Pero salvaron las vidas de muchas personas..."


Realmente he de reconocer que la "moviola" me funciona bastante bien aunque quizá debo utilizarla en su justa medida, pero no puedo terminar este post sin recordar la novela de Alejandro Dumas, El Tulipán negro.


Alexandre Dumas, fue hijo de una viuda pobre, fue un niño mimado, mimado, soñador, generoso...

aprendió a leer y a escribir, nada de aritmética y un poco de latín con el cura del pueblo. Con su pasión por Shakespeare y sus numerosas lecturas, consiguió llenar más teatros que Víctor Hugo y más lectores que cualquier otro novelista. Y, si bien es cierto que El tulipán negro no es El conde de Montecristo, basta para comprender por qué dijo Maurois que Dumas es "el más grande de todos los tiempos y de todos los países".


El actor Alain Delon, en los años 60, protagonizó varias películas basadas en esta historia de Dumas.



-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


En la década de 1979, Geert Hageman, un productor de tulipanes en una aldea del norte de los Países Bajos, cruzó "La Tulip Noir, Black Parrot, Black Beauty y Yokohama" en todas las combinaciones posibles. Todos los esfuerzos de Hagerman se habían centrado en hacer crecer un tulipán casi negro. Desde el siglo XVI se había intentado sin éxito. Pasados unos años Haegeman pensó haber conseguido su objetivo al ver crecer un pequeño capullo en su invernadero, muy oscuro, pero el tulipán negro en cuestión en realidad es de color púrpura oscuro e hizo su entrada en el mercado en 1997 con el nombre de Tulipa "Paul Scherer"



Dicen que el tulipán huele a nuez, la verdad es que nunca me he puesto a oler alguno, lo haré, el único aroma que tengo metido en mi nariz por los siglos de los siglos es el del Tulipán Negro, un desodorante que se hizo famoso en los 60 y que aún se comercializa hoy, con aromas más delicados y sutiles. Porque el original resultaba excesivo para mi gusto, aunque se decía que era muy sensual, yo recuerdo su campaña publicitaria y su canción, eran los tiempos en que Televisión Española era de todos los españoles.


No dejéis de ver en you tube "Mirando tulipanes"

!os alegrará el día!.


https://www.youtube.com/watch?v=hTr50WloNik