Pinchando mariposas con alfileres



ARTE: con tu áureo alfiler

las mariposas del instante

quise clavar en el papel.

JOSÉ JUAN TABLADA

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Fue la semana pasada, iba yo tan contenta paseando por mi barrio y haciendo unos "mandaítos" como dicen en Extremadura, cuando en la calle de Hilarión Eslava me topé con una mesita auxiliar estratégicamente colocada, de esas que ahora disponen a sus puertas algunas librerías. Un escaparate profusamente adornado con flores secas multicolor me hizo recordar que muy poco antes de comenzar la pandemia se había abierto aquí un negocio, concretamente una floristería que también ofrecía la opción de tomar un café. Por desgracia el COVID dio al traste con las ilusiones y esperanzas de la joven que la regentaba.

El caso es que ahora, con el cambio de dueño, he tenido la fortuna de encontrar un tesorito, vosotros también podéis tener la misma suerte si hurgáis un poco en su interior. El librito en cuestión es una exquisitez.

Comparto con vosotros este feliz hallazgo. Se trata de una edición hecha con mimo, por el formato, las hojas de guarda, contraportada y tipo de papel. Pertenece a una Colección de poesía dirigida por Lara Cantizani. Su título, ALFILERES - El Haiku en la poesía española última - Su autor: Josep M. Rodriguez, un joven catalán. La edición fue impresa en Lucena en 2004. En uno de mis posts más recientes, titulado "esta flor antes o después se hará viral", hablaba de una flor, TRACHELIUM caeruleum vulgarmente conocida por alfileres, flor de viuda o flor de vieva en portugués.

Pues bien, casualmente o no, tengo en mis manos este poemario, recopilación de varios poetas que han cultivado el arte del haiku. Nos dice Josep M. que la brevedad es una de las características de la modernidad poética, el final de un poema depende de su intensidad y no de su longitud. El haiku nace del silencio para volver a él, se construye con tres versos de cinco, siete y cinco sílabas, respectivamente y expresan lo que está sucediendo en un lugar o en un momento concreto. Rodríguez reflexiona sobre esta breve composición poética e incluye algunos de los mejores haikus creados por muchos de los grandes poetas. Es en Japón donde esta tradición se encuentra más arraigada pero la encontramos en muchos otros países. Están muy relacionados con la Naturaleza. Muchos de ellos se inspiran en árboles y flores:



PSALLE ET SILE

En el silencio Un golpe de aire Lluvia de Mayo.

de esa flor amarilla abrió el postigo. Vi Las rosas en peligro

perdura el canto. la buganvilla. visten la noche.

Luis Alberto de Cuenca Melchor López Guillermo López Gallego


Duró mi vida

la caída de un pétalo:

intenso y breve

Luis Martínez de Merlo


La caída de las hojas, su estado según la estación, el cambio de color, su levedad, hacen especialmente a los árboles motivo de inspiración para crear un Haiku. Para muestra un botón:


Blanco abedul, Primeros brotes La luna brilla

Esqueleto de nieve El melocotonero en los altos jardines

Tras el invierno. Tiene memoria. de la metáfora.

Valentín Carcelén Ballesteros Felipe Benítez Reyes


Alfileres es un compendio de HAIKUS de más de 50 poetas que dejan el alma en un estado de sosiego y paz espiritual. Os recomiendo su lectura. Actúa como un bálsamo para la mente, que combinado con la práctica del mindfulness y un paseo por el parque puede resultar de lo más sanador.

Y cómo decía San Juan de la Cruz en su Noche Oscura del Alma..."...estando ya mi casa sosegada" termino de escribir este post.