!Componte mantel!



Siempre pensé que aquel cuento pertenecía exclusivamente a nuestra familia, a nuestra "intrahistoria familiar", no se trataba de Blancanieves y los 7 enanitos, La Cenicienta o Hansel y Gretel, no, era una historia con un nombre genial !Componte mantel! mi madre nos lo contaba a la hora de la cena y la escuchábamos extasiados mientras hacía un gesto elegante de hada madrina con su varita mágica. Pues bien, acabo de descubrir que existe ese cuento y que no era fruto de la imaginación de mi madre.

Resulta que el cuento en cuestión era una "adaptación" resumida por mi madre y acorde al momento, hay que dosificar las historias que se cuentan a los niños al final de un día ajetreado.

El nombre del cuento original es:

! Mesita, componte !


Pues aquí comienzo tirando del hilo, conocer el principio de las cosas me encanta. Los famosos Hermanos Grimm publicaron este cuento haciéndose eco de una tradición oral anterior recogiendo historias de los lugareños.

Cuentos de Hadas, (Blancanieves, Pulgarcito, La Cenicienta..) son cuentos heredados por todas las generaciones posteriores, su fama traspasó los límites de su propio tiempo.


En España también los cuentos tienen su historia. El Padre Coloma popularizó los cuentos de forma similar a como los Hermanos Grimm lo hicieron en Alemania. Y este es el caso del cuento que nos ocupa. Él recreó esta historia popular: "...¡Hijo de mi alma, aquello era menester verlo pá creerlo!... porque no bien lo hubo dicho, apareció en la mesa una comida, como ni en los manteles del Rey se pone igual: allí había pollos con tomate, y arroz con conejo, y sardinas fritas..."Tan Sólo con soltar la palabrilla !Mesita, componte! aparecían todo tipo de viandas!

¡Mesita componte!..." Me encantaría saber en qué momento se produjo el fenómeno del "teléfono escacharrado" El caso es que a mi madre, que disfrutaba mucho poniendo una mesa bonita debió parecerle que lo importante bajo unos platos suculentos era un bonito mantel. Yo no le cambio el nombre. !Componte mantel! es perfecto.

Por cierto que al documentarme sobre la figura del Padre Coloma y conocer su lugar de nacimiento, Jerez de la Frontera, descubrí por casualidad, que uno de sus descendientes fue mi querido tío José Luis, que en mi ranking de tíos "molones" ocupaba uno de los puestos más altos. Es mágica la conexión de los niños con algunos adultos, yo era bastante pequeña pero recuerdo perfectamente su buen porte y su simpatía, era un artista plástico de primera línea,

destacado dibujante, miniaturista, compraba en Portugal colmillos de elefante que él minuciosamente tallaba y sobre los que pintaba sus delicadas miniaturas, esta de mi abuela Babi, su suegra, es una de mis preferidas. Yo conservo estos dos dibujos que regaló a mi madre y son uno de mis tesoritos más queridos.


El padre Coloma, no se hubiera imaginado nunca que su creación más famosa, el Ratoncito Pérez, un roedor imaginario que vivía dentro de una lata de galletas en la Confitería Prast, en el número 8 de la calle Arenal de Madrid, se convertiría, con el paso de las generaciones en un mito infantil imperecedero.

Será un orgullo para mi querido sobrino José Luis, , cuando a alguna de sus cuatro preciosas criaturas se les caiga un diente de leche, contarles el cuento del Ratoncito Pérez y recordarles que un "tataratío" suyo inventó este cuento para el niño Alfonso XIII y para el resto de los niños españoles hasta nuestros días.

Pues retomando el tema de mi cuento familiar en cuestión, resulta que el Padre Coloma adaptó !Componte mesita!, en realidad una adaptación del primitivo cuento de los Hermanos Grimm, a otro contexto, el del pueblo español, con las consabidas diferencias. Se convirtió en un cuento muy popular.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Y ahora llega la parte más "frivolona" de este post, y ya que en el cuento no había flores quiero que disfrutéis de la alegría y la belleza que nos proporciona una mesa bien puesta ya no hay vuelta atrás en lo que será una costumbre, mimar esas horas compartidas de almuerzos y cenas con las que hacer felices a los demás.

Nuevas vajillas, cristalerías, manteles...todo vale, lo cual es genial porque te permite romper clichés y dar rienda suelta a nuestra imaginación, mezclar nuevo y antiguo, loza, porcelana, cubiertos de plata, pasta, plástico o marfil, un sinfín de posibilidades, Instagram lo pone fácil, quizá demasiado, inspiración sí, copia no. Y entre todo esto las flores han pasado a tomar un papel protagonista, frescas o secas con frutos o sin ellos, el caso es disfrutar. Comida rica con buena presentación.

https://www.hola.com/decoracion/galeria/20190416140507/ideas-decorar-mesa-primavera/7/


Un chute de alegría para esta próxima primavera en casita, para disfrutar en familia. No importa que no haya invitados, no se trata de deslumbrar, nuestros mejores invitados somos nosotros mismos y nuestro anfitriones también!.


Qué grata sorpresa tuve al leer este artículo de Guadalupe Fernández Buezo en Corazón # Tendencias !pura casualidad! la entrevistada era mi amiga Marta Azpeitia ( Marta Azpeitia Arreglos florales) que ya en Agosto del 2020 decía y hacía cosas tan bonitas como estas:


https://www.rtve.es/television/20200806/decorar-mesa-poco-dinero/2035682.shtml




!Componte, mantel! siempre será mi cuento preferido , esto merece una pequeña encuesta familiar a mis 60 primos, tirar del hilo y descubrir si esto "es cosa de familia"

Habrá que adaptar el texto a los nuevos tiempos. Yo actualizaría el cuento, y al describir esa maravillosa mesa repleta de apetitosos platos diría..."bajo un mantel de hilo fino, en el centro de la mesa había un hermoso centro de flores...


la mesa estaba repleta de preciosos platos y fuentes vidriados de todos los colores y formas imaginables.



Sobre la mesa, panes de mil variedades decían !cómeme! ,


exquisitas ensaladas de aguacate con quinoa y salmón, muffins con frosting de chocolate blanco, tallarines de pasta fresca con setas shitake, pavo estofados con frutos secos y cous-cous, helado de yogurt con mango, nueces y chía.." y un sinfín de manjares "eco friendly" para hombres y mujeres sanos. Pero antes de dar un hipotético salto generacional, mi cuento se lo dedico a mi treinteañera hija Patricia en el día de su cumpleaños, ayer compartimos con ella una bonita mesa y muchas cosas ricas.

Pero aún queda algo por hacer, escribir mi versión del cuento, ilustrada naturalmente, creo que me está pareciendo una buena idea, publicar mis propios cuentos para los infantes de la familia . !Será divertido!